Para reflexionar

Na obra “La gacela” trátase un tema moi importante e actual como é a axuda para o desenvolvemento, axuda que soen prestar os gobernos e outras organizacións dos países ricos, ou non tan ricos, do chamado primeiro mundo, ós países pobres ou do terceiro mundo.

Para reflexionar sobre este tema, deixamosvos aquí dous fragmentos da novela, nos que suliñamos ó máis salientable relativo a este tema da axuda ó desenvolvemento. Lerémolos na reunión e abriremos o debate en torno ó dereito, lexitimidade, ou como queira chamárselle, dos países ricos a “interferir” no desenvolvemento dos pobres. Por que o fan realmente? Que os move a facelo? É unha axuda desinteresada ou pola contra pode ser unha especie de reparación de abusos, por non dicir crimes históricos, como parece querer dar a entender Albert na súa réplica a Gerard?

Os que non asistides á reunión podedes deixar a vosa opinión ó respecto nos comentarios, a ver se logramos abrir un debate no blog. Animádesvos? Que pensades?

Discurso de Kees, o misioneiro (páxs. 82/83)

“-¡Hoy por ti, mañana por mí! –exclamó Kees con risa áspera-. Os digo que esto ha empezado y ya no habrá quien lo pare. Deberíamos dejar de soñar de una vez –y las siguientes palabras salieron de su boca como un torrente-: ¡Sólo hemos arañado la superficie, os lo digo yo! ¡Sólo la superficie! Vinieron los belgas y amontonaron sobre los bantúes su maldita civilización europea, creyendo que habían traído la cultura al Congo. ¡Casi nada! ¡Cultura habrían podido encontrar aquí más que de sobra! Los caballeros colonialistas estrechos de miras y su idea de cultura…El inodoro como cima de la cultura. ¡Es para morirse de risa! Y ahora que se han ido, ¿qué es lo que ha cambiado en Kinshasa? Yo os lo diré: ¡Nada! Los mismos consorcios internacionales prosiguen la explotación, sólo que ahora participan en ella algunas caras negras. Cobre, carbón, estaño, cobalto. ¡Estupendo, hombre! Nada ha cambiado. Pero aquí, en la selva, aquí sí que está cambiando algo. ¿Lo habéis notado?…

Sólo hemos arañado la superficie. Pero a las almas de estas gentes, a sus almas, no hemos llegado. Porque nos es imposible llegar hasta ellas. ¡Ja!

Discurso de Gerad, o Chacal (páx. 88):

“Ni siquiera después de un año podría usted contestar a esa pregunta –prosiguió-. Sin embargo, hay personas que nada más poner el pie en nuestro país pretenden iniciar los cambios. Labran la tierra y siembran la hierba que han traído consigo porque no les gusta la nuestra. Son personas muy listas. ¿Me equivoco?

Callé. No sabía qué replicar.

Y son huéspedes corteses, ¿verdad, monsieur? Como no les gusta el cuarto de invitados, lo vacían y colocan sus propios  muebles dentro. Eso resulta la mar de práctico, ¿no le parece? Pretenden cambiar a su antojo incluso el paisaje que rodea este lago. Traen máquinas y tractores con los que ensayan todas las variedades de hierba habidas y por haber. Enseguida se sienten como en su casa y, sin embargo, ni siquiera saben si podrían vivir en este país. Pero eso tampoco importa. Si termina por no gustarles, lo dejan todo plantado y desaparecen de nuevo…

-¡Pero l o hacen con buena intención! –exclamé con energía.

-Seguro. Los belgas también tenían muy buenas intenciones en su época. Todos los blancos vienen a África con buenas intenciones.

-La alimentación, quiero decir… Los niños pequeños con la…

Me interrumpió con aspereza.

Los niños pequeños con la tripa hinchada por la mandioca… Es lo que usted iba a decir, ¿no? Trastornos alimenticios. Carencia de proteínas. Mala salud. ¡Claro, claro! Escasa higiene. Yo le pregunto: si los europeos no hubieran venido a este país, ¿tendrían también hoy los  niños pequeños sus barrigas hinchadas por la mandioca?

Pero hay que intentar reparar la injusticia de la época colonial. Con espíritu de colaboración es posible…

Súbitamente me interrumpí. La protesta me parecía ridícula hasta a mí mismo.

 

Advertisements

3 Comentarios

Arquivado en A selva africana

3 respostas a “Para reflexionar

  1. Laura Porto

    Eu, que pese a estar ausente vos sigo na sombra, debo dicir que esta publicación me recordou ao texto dunha obra de teatro que vin hai pouco, e que vou pegar aquí porque me parece oportuno (aínda que tal vez un pouco bruto). A obra a que pertence este fragmento titúlase “Agamenón. Volví del supermercado y le pegué una paliza a mi hijo”, e foi escrita por Rodrigo García. Creo que reflexa perfectamente a diferencia entre o mundo industrializado e o non industrializado, e tamén deixa ben claro o tema das (non) axudas ó desarrollo. En certo modo é o mesmo que o fragmento que vós amosades, pero dende a perspectiva dos “ricos”. Pido desculpas pola súa extensión, mais acho necesario incluir o fragmento enteiro.

    “Y mientras comemos las alitas de pollo
    Que ni son alitas ni son pollo ni son nada
    Y sorbemos Coca Cola con pajita como tres subnormales
    Con la cara de subnormal que se te pone cuando
    chupas un refresco con pajita
    Pienso en lo trágico
    En el concepto de lo trágico
    Y abro una nueva cajita de cartón llena de alitas de pollo frito
    Con salsa barbacoa y salsa mayonesa chorreando por encima
    Y se la enseño a mi familia y les digo: ¿A que es trágico?
    Y mi hijo me dice:
    Son alitas de pollo frito
    No, no son alitas de pollo frito, le digo, gilipollas
    Y saco las alitas y trazo sobre la mesa
    un esquema perfecto y comprensible de la TRAGEDIA con las alitas de pollo frito
    (…)
    Y mi hijo se parte el culo de risa
    Y le explico que la TRAGEDIA
    empieza en el mundo industrializado
    Que la TRAGEDIA siempre ha empezado donde estaba el
    DINERO y la comida
    Y que luego la han mandado fuera
    La han colocado fuera
    En forma de
    bomba atómica
    SIDA hambre sequía o dictadura
    Y le digo
    Un hombre que se tira al vacío
    desde una torre en llamas en Manhattan experimenta la misma crueldad e injusticia
    que un hombre que muere de hambre
    en Tucumán o Ruanda víctima
    del liberalismo económico
    Pero la prensa se empeña
    en difundir que son cosas completamente distintas
    Y llaman terrorismo a lo que les conviene
    A lo que les sirve para ganar dinero
    Y divido la TRAGEDIA en siete actos
    Y a cada acto le pongo el nombre
    de uno de los países más ricos del mundo
    Una alita de pollo frito: Alemania
    Otra alita de pollo frito: Japón
    –Y le digo a mi familia: vamos escribiendo los nombres
    con mostaza, ketchup y salsa barbacoa al lado de cada alita–
    Otra alita de pollo frito: Francia
    Otra alita de pollo frito: Gran Bretaña
    Otra alita de pollo frito: Canadá
    Otra alita de pollo frito: Italia
    Y en medio, una pechuga de pollo entera: Estados Unidos
    Y viene la camarera y me dice
    Usted ya está mayor para jugar con la comida
    ¿Quiere que llame al guardia de seguridad?
    Yo no juego con la comida, le digo
    Estoy explicando a mi hijo el significado de la TRAGEDIA
    Y la camarera me dice: no entiendo
    Y el segurata que se acaba de acercar a la mesa
    Con la mano en la porra dice: yo tampoco
    Y mi hijo dice:
    Pues es muy fácil, capullos
    Las alitas de pollo son las grandes potencias
    Representan el mundo industrializado
    Y si la TRAGEDIA se planifica desde el mundo industrializado la cuestión que nos planteamos es :
    ¿Dónde hay que ir a buscar la ESPERANZA?
    Y yo me quedo perplejo por lo bien que ha entendido mi hijo la historia de la TRAGEDIA
    y cómo, sin yo decir nada,
    acaba de apuntar la idea utópica de
    ESPERANZA
    Y le digo al segurata
    La ESPERANZA hay que ir a buscarla a otra parte
    Y tú nos vas a ayudar
    La ESPERANZA puede estar en cualquier rincón de la Tierra
    El problema es dar con ella
    Vamos a suponer que la ESPERANZA está en aquella otra
    mesa
    Donde come esa familia
    Déjanos la mesa libre, que la necesitamos para el ejemplo
    Y el segurata va y saca a toda la familia a patadas de la mesa
    Está encantado con esto de la TRAGEDIA
    Mientras, le digo a mi hijo,
    tú vas y coges de la basura
    todos los desperdicios de todo el restaurante
    Te traes todo lo que quedó medio mordido,
    los huesos, la piel del pollo, te traes lo que encuentres
    Y al segurata le digo:
    Mira, pensándolo bien, me parece
    que vamos a necesitar el local entero
    No hay problema, dice el segurata
    Y pela el revólver y suelta seis tiros al aire
    y en cinco segundos
    no queda ni dios en el Kentucky Fried Chicken
    Mi mujer va a buscar más bebidas
    Los camareros nos limpian las mesas
    Y yo les digo: vamos a llenar todas las mesas con la basura que traiga mi hijo
    Y así os explico el concepto de ESPERANZA Y están todos la mar de ilusionados
    (…)
    Y mi hijo entra al Kentucky con dos sacos industriales a reventar de su propia basura
    Y todos empezamos a echar
    sobre las mesas vecinas a la nuestra
    kilos de huesos de patas de pollo,
    huesos de tórax de pollo,
    huesos de alitas de pollo,
    pieles, pellejos, croquetas medio mordidas de pollo, botecitos con salsas para pollo,
    servilletas sucias con pedazos de pollo, vasos de Coca Cola,
    pajitas mordidas
    Helados medio derretidos…
    Y yo les digo: ¡muchachos, ya está! Venid y sentémonos en nuestra mesa
    Y están todos como locos de contentos, hasta los cocineros salieron a sentarse con nosotros
    Y les largo:
    mirad esta mesa:
    …Alitas de pollo frito: Alemania, Japón…etcétera siete potencias mundiales, siete alitas
    Y mirad alrededor … ¿qué hay?
    Basura, dicen
    ¿Basura?
    Pero ¿cómo que basura? ¡No me seáis hijos de puta!
    Y mi hijo me mira y me dice
    en voz baja:
    En las demás mesas hay ESPERANZA, que es precisamente
    lo que no hay en esta mesa
    ¡Y yo le doy un puñetazo en el pecho al chavalote!
    ¡Muy bien, chaval!
    Exactamente: en esta mesa está la riqueza y en el resto
    la ESPERANZA
    Pero nadie quiere acercarse a la ESPERANZA
    Porque para rescatar la ESPERANZA de entre tanta basura hay que pringarse bien pringado
    Hay que soltar el DINERO
    La ESPERANZA funciona con DINERO,
    como los motores funcionan con
    gasolina y mi cuerpo con mi sangre
    La ESPERANZA no es un sueño; es un proyecto
    La ESPERANZA empieza por un cambio de voluntades
    De actitudes, y se materializa en proyectos
    Y el segurata me dice: no me hagas reír, capullo
    Y la cocinera del Kentucky dice:
    Sabemos perfectamente cuáles son esos planes
    Qué proyectos tiene cada partido y qué proyectos tiene cada empresa
    Y por eso podemos afirmar que no hay ESPERANZA posible
    Y mi mujer se echa a llorar, la gilipollas
    Y la cajera del Kentucky se echa a reír
    Y la de la limpieza dice: iros todos a tomar por culo
    Mirad como habéis dejado el restaurante
    Y yo estoy tranquilo
    porque el segurata ya vació el revolver y no le queda ni una sola bala
    –cosa que me serena–
    Y mi hijo se vuelve poeta y estúpido y dice:
    Desinteresados por compartir la ESPERANZA
    trabajan a destajo en el empeoramiento
    de la vida y hacen
    propaganda: llaman terrorismo a la simple y natural venganza
    Y yo digo: Un momento, gilipollas
    Llegó la hora de aclarar las cosas
    Siempre llega el momento de aclarar las cosas
    (…)
    Y el cocinero toma la palabra:
    La diferencia entre Italia y Angola
    Es que en Angola el gobierno ha decidido repartir la miseria por partes iguales
    a lo largo y ancho de todo el territorio mientras que en Italia el gobierno ha decidido que el Sur coma mierda
    mientras el Norte diseña muebles y ropa
    y descorcha botellas de champagne
    Y el gilipollas de mi hijo dice:
    En el sur está la ESPERANZA Pero qué cojones importa
    Si en el norte no está la voluntad
    Y yo les suelto: no me pongáis triste, capullos ¡No me jodáis la tarde!”

    E así, con estas pintas, se “reparan” as inxustizas do colonialismo.

    Un abrazo moi grande para todos

    • Xenial, Laura, de p.m., ainda que contesto a unhas intempestivas horas a.m. Que che parece se recollo o texto que nos aportas e cando teña un momento o poño nunha entrada?. Creo que merece por dereito propio unha entrada, e non é que os comentarios sexan menos importantes que as entradas, pero visulízanse máis estas. Paréceche? Unha aperta moi forte do Bibliotea e tamén persoal. Un pracer saber de ti.

      • Laura Porto

        Por min estupendo. De feito recomendo a lectura completa da obra. Lida non chega nin á metade de forza e dureza que representada (eu de feito lina despois de tela visto, e deixoume bastante tibia), pero non creo que a volvan representar, e neste caso é mellor algo que nada. Téñoa en pdf, ¿envíovola?

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s