Arquivo da categoría: Tres sombreros de copa

Seguir o fío

Xa estaredes metidos de cheo no xuízo final de Comedia bífida, obra que comentaremos o luns 1 de xuño. Mais,antes de meternos no xulgado da comedia,queremos deixar unhas imaxes do que aconteceu na xuntanza anterior. O marco no que se desenvolveu foi ben diferente. Tivemos a honra de sermos os primeiros en ver a exposición Seguindo o fío.

Liño 034

Exposición na biblioteca sobre o liño que recolle o proceso de traballo do liño: desde a semente ata as prendas. É unha exposición de Avelino Sierra que nos deixou en préstamo para o IES Val do Tea. Grazas , Avelino,pola túa xenerosidade e xentileza!

A exposición inaugurouse case mentras nós comentabamos a obra Tres sombreros de copa. De feito, mentras falabamos da peza e comiamos o biscoito que nos preparou a nai de Elisa (mil grazas!), Xoan Carlos ultimaba os detalles da exposición.

O pastel que trouxo Elisa

O pastel que trouxo Elisa

 

A xuntanza lectora

A xuntanza lectora

 

 

a exposición que nos miraba

A exposición que nos miraba

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Liño e teatro absurdo

Liño e teatro absurdo

Podedes vir ver as dúas cousas aínda: a exposición e Tres sombreros de copa.

E mentras, despois, antes (ou no adverbio que máis vos preste) podedes ler a Uxío Novoneyra, que di:

 

A fiandeira namorada podería tocar este fío

A fiandeira namorada podería tocar este fío

 

 

 

Advertisements

Deixar un comentario

Arquivado en Exposicións, Tres sombreros de copa

Candilejas

Pero se queremos coñecer a vida do teatro desde dentro, desde o camerino, temos que ver Candilejas, de Charles Chaplin

Fotograma da película extraído de aquí.

E aquí queda a fermosísima banda sonora da película composta polo propio Chaplin:

 

 

Deixar un comentario

Arquivado en Teatro, Tres sombreros de copa

Tres sombreros de copa no escenario

Dicídesme a miúdo, lectores do club, que vos gustaría máis ver ( e non ler) teatro. Como moi ben comenta Dani: para iso está feito. Para ser visto.

Na xuntanza de hoxe veremos entón Tres sombreros de copa no escenario. Xa sei que sería mellor velo en directo, no teatro, escoitando as voces dos actores,ulindo a maquillaxe do teatro… Pero, como vai resultar difícil, aquí queda en vídeo.

 

 

Deixar un comentario

Arquivado en Teatro, Tres sombreros de copa

A viaxe a ningunha parte

Así vivían os cómicos na España da posguerra. Podería ser a vida da compañía de Paula e Buby:

É un fragmento da película El viaje a ninguna parte baseada na novela homónima do escritor, actor e director de cine  Fernando Fernán Gómez.

 

Deixar un comentario

Arquivado en Teatro, Tres sombreros de copa

A princesa está triste…

Resulta imposible ler isto:

“(…) DON SACRAMENTO: La niña está triste. La niña está triste y la niña llora. La niña está pálida. ¿Por qué martiriza usted a mi pobre niña?…

DIONISIO: Don Sacramento… Ya se lo he dicho… Yo salí a la calle… No podía dormir.

DON SACRAMENTO:  La niña se desmayó en el sofá malva de la sala rosa… ¡ Ella creyó que usted se había muerto! ¿Por qué salió usted a la calle a pasear bajo la lluvia?… (…)”

E non lembrase da princesa de Ruben Darío:

La princesa está triste… ¿Qué tendrá la princesa?
Los suspiros se escapan de su boca de fresa,
que ha perdido la risa, que ha perdido el color.
La princesa está pálida en su silla de oro,
está mudo el teclado de su clave sonoro,
y en un vaso, olvidada, se desmaya una flor.

El jardín puebla el triunfo de los pavos reales.
Parlanchina, la dueña dice cosas banales,
y vestido de rojo piruetea el bufón.
La princesa no ríe, la princesa no siente;
la princesa persigue por el cielo de Oriente
la libélula vaga de una vaga ilusión (…)”

 

Aquí tedes o texto completo:

Mais se falamos de princesas, eu prefiro …

                            “Non son fada nin princesa” de Sés (necesaria, como Rosalía de Castro)

Deixar un comentario

Arquivado en Música, Teatro, Tres sombreros de copa

A que soa Tres sombreros de copa?

A música ten unha especial relevancia nesta obra de Mihura. Se tivese tempo poñería aquí as cancións que se oen nesta peza. Pero fáltame. O que si que no quero obviar é que hai tres instrumentos musicais que están moi presentes: a carraca, o cornetín ,o ukelele ( ese que afinaba Buby monotonamente no comezo do segundo acto) e o acordeón que se oía polo gramófono nesa noite de esmorga que viviron os protagonistas. Se ben a primeira da bastante xogo na obra eu quédome co último.

Se eu tivese que dicir que música acompañaba (e facía) os latidos do subtexto da obra diría, sen dúbida, que a do acordeón mariñeiro desa java francesa que bailaban os artistas do circo.

 

A min Tres sombreros de copa sóame así:

“L’Accordèoniste”  de  Édith Piaf (grande!)

Que dicides vós? A que vos soa, mentras o ledes,  Tres sombreros de copa?

Dicide algo, por favor!!!

1 comentario

Arquivado en Música, Teatro, Tres sombreros de copa

A vaca de Tres sombreros de copa

Unha mostra deses diálogos incoherentes do que falabamos na entrada de onte é este diálogo que aparece nas primeiras páxinas de Tres sombreros de copa. Está claro que será o primeiro de moitos:

“(…) DON ROSARIO: Entonces, desde mañana, les diré a mis huéspedes que se ven tres lucecitas:dos blancas y una roja… Y se pondrán más contentos todavía. ¿Verdad que es una vista encantadora? ¡Pues de día es aún más linda!…

DIONISIO: ¡Claro! De día se verán más lucecitas…

DON ROSARIO: No. De día las apagan.

DIONISIO: ¡Qué mala suerte!

DON ROSARIO:  Pero no importa, porque en su lugar se ve la montaña, con una vaca encima muy gorda que, poquito a poco, se está comiendo toda la montaña…

DIONISIO: ¡ Es asombroso! (..)”

E digo eu, esa vaca será a mesma que pacía no conto de Augusto Monterroso?

VACA

Cuando iba el otro día en el tren me erguí de pronto feliz sobre mis dos patas y empecé a manotear de alegría y a invitar a todos a ver el paisaje y a contemplar el crepúsculo que estaba de lo más bien. Las mujeres y los niños y unos señores que detuvieron su conversación me miraban sorprendidos y se reían de mí, pero cuando me senté otra vez silencioso no podían imaginar que yo acababa de ver alejarse lentamente a la orilla del camino una vaca muerta muertita sin quien la enterrara ni quien le editara sus obras completas ni quien le dijera un sentido y lloroso discurso por lo buena que había sido y por todos los chorritos de humeante leche con que contribuyó a que la vida en general y el tren en particular siguieran su marcha.

Ou será a vaca da que se despedían, con infinita tristura, Pinín e Rosa no conto de Clarín?

Ou a que aparece nos cadros de Chagall?

Ou as Vacas de Medem?   Vacas, a película de Julio Medem, está na biblioteca.

Ou a vaca que o papá do narrador lle regalou a Tacha polo seu aniversario en “Es que somos muy pobres” de Juan Rulfo?

Deixar un comentario

Arquivado en Teatro, Tres sombreros de copa