Arquivo por etiquetas: Arqueoloxía

Arqueoloxía en “Ammor en Ammán”

A arqueoloxía está moi presente nesta novela. Na páxina 65 de “Ammor en Ammán”, cítanse a Belzoni con relación a Exipto e a Schliemann con relación a Troia.

Para os que esteades interesados/-as nesta disciplina deixámosvos esta entrada referida a Schliemann (1822-1890), o que desenterrou Troia e Micenas.

Este home é un exemplo de soñador que conseguíu o seu soño. Ós oito anos, idade á que xa lera a Homero, dixo que se propoñía demostrar  que Troia existira, aínda que os profesores de historia da súa época o negaran. É certo que ó longo da súa vida o acompañou a sorte, pois xa de mozo adicouse ó comercio, o que lle permitíu facer fortuna. Falaba varios idiomas, fixo negocios en Rusia, acumulou riqueza, casou cunha grega e instalouse en Atenas, onde tivo dous fillos, ós que chamou Andrómaca e Agamenón, seguindo a súa pasión polos clásicos. A partir do 1870 empezou os preparativos para as excavacións de Troia. Daquela a arqueoloxía non era a disciplina que é hoxe en día e estaba en mans de particulares adiñeirados facer este tipo de excavacións para quitarlle á terra os segredos da historia. Atopou nada menos que sete cidades superpostas. Despois foi a Micenas, onde sacou á superficie, entre outras moitas cousas, unhas máscaras de ouro nas tumbas dos reis micénicos. Por último, desenterrou as murallas de Tirinto, que el cría de época romana.

Deixámosvos un vídeo sobre a lexendaria cidade de Troia duns 50 minutos de duración e outro máis curtiño (duns 9 min.) que nos leva a Micenas.

Deixar un comentario

Arquivado en Oriente Medio

Antes da reunión, a arte en “Ammor en Ammán”

Como xa dixemos, a novela ten como marco unha excavación arqueolóxica na cidade de Petra.Pero, cal é o traballo dun arqueólogo en Petra ?

Di na páxina 17  o profesor:

“(…)_ Las dos habéis leído ya las memorias de Howard Carter. No creáis que nosotros vamos a encontrar el equivalente de la tumba de Tutankhamon*. La mayoría de los arqueólogos sudamos, algunos hasta sufrimos claustrofia, lo cual no deja de ser una paradoja, y trabajamos durante toda la vida hasta deslomarnos, sin que nuestra pala se tope con un hallazgo semejante.(…)”

Con estas palabras inician a viaxe cara á Ammán, “la ciudad de Ammán sí que parecía llena de curvas. Las de su nivel de sus más de siete colinas y las del entramado de las calles, sinuosas y retorcidas. En cuanto a las casas parecían todas del mismo color. El tono gris ceniciento que vieran sucederse a través de las ventanillas y a lo largo del camino se repetía también aquí. Por todas partes. Ese aspecto cromático tan peculiar que ha hecho que algunos la llamen la Ciudad Blanca.

Archivo:Vista de Amán.jpg

(Procedencia da imaxe)

“(…) Resultaba difícil creer que aquélla fuera, junto con Damasco y Jericó, una de las ciudades más antiguas del mundo. Y eso que su padre, durante el recorrido, se esforzó en enseñarles algunos de los edificios más importantes:los restos del ninfeo, fuente monumental dedicada a las ninfas; un odeón, tal vez excesivamente restaurado; un foro y un teatro romano, en cuya escena, rodeado por unas cuantas sillas de plástico de colores, se levantaba un improvisado ring, en el que se estaban celebrando buena parte de los juegos panárabes. (…)”

“(…) Restos de murallas, el gigantesco zócalo del templo con algunas columnas en pie y un palacio de la época de los omeyas**, aquella dinastía que, desde Damasco, había llegado a establecerse también en España.(…)”

“(…) La noche no lo fue, porque, simplemente, durmieron las dos como troncos. Y por la mañana, en cuanto terminó el desayuno, el profesor ordenó al equipo que se pusiera en marcha de inmediato. Saldrían en dirección a Petra, en el sur del país, donde se iban a desarrollar las excavaciones, aunque antes harían una parada en el mar Muerto (…)”

“(…) Por fin, tras un par de hora transitando a saltos por carreteras peladas, llenas de baches y rodeadas de desiertos, llegaron a uno de los lugares más extraños y hermosos de todos los que existen en el mundo. Arenas rosadas, rocas rojizas, de formas sugerentes, bajo un cielo que del pálido y limpio azul a aquellas horas había pasado al violeta. Bajaron del microbús como sonámbulas y estuvieron un rato oteando las crestas de colores, dejándose envolver poco a poco por la mágica luz crepuscular.(…)”

jordania08.05 089

(Así viu Juan o solpor xordano. Non sei se Nana e Laerke o contemplarían con tanta sutileza)

“(…) Tenía razón su padre. Mejor dicho, aquel libro delirante:se sufre un verdadero atropello al entrar por primera vez en la vida de la ciudad de Petra. (…)”

“(…) Estando en el Siq, el desfiladero que conduce hasta Petra, una espectacular y estrecha grieta excavada entre altas paredes rocosas, no se le ocurrió nada mejor que leer lo siguiente:

_ “En 1967, por ejemplo, una oleada improvisa sorprendió a un grupo de turistas dentro del Siq, matando a casi todos”.(…)”jordania08.05 096

(A fotografía tamén foi tomada por Juan)

“(…) Al fin, después de que el desfiladero se estrechara tanto que apenas se podía ver el cielo, apareció el edificio conocido como el Tesoro del Faraón, nombre que se derivaba, según les contó el profesor de una “difusa teoría“, es decir, de una teoría muy difundida. (…)”

jordania08.05 100

jordania08.05 106

(O que viu Juan en Petra)

Chegadas alí coñecen ao equipo que traballará co seu pai durante a excavación: estudantes e presos. Aí comezará a historia de amor de Nana con Malik, un mozo xordano que sobrevive como pode nesa cidade chea de turistas.

O profesor non mirará con bos ollos a Malik, a que acusa de saqueador. Mais como lle dixo Nana:

“(…) _Papá, no te conozco. ¿Acsao esos pioneros de la arqueología de los que tanto nos has hablado, Belzoni, escarbando en Egipto, o Schlieman, buscando la ciudad perdida de Troya, no fueron también saqueadores? Lo único que los diferencia es que aquellos trabajaban por cuento de su gobierno o de un museo famoso. Y además de quedarse con lo que les vino en gana, la Historia no ha hecho más que ponerles medallas.(…)

Estades de acordo con esta idea que defende Nana? Non vos resulta semellante á colonización da que falabamos a propósito da lectura de La gacela? Foron expoliados algúns pobos ao serlles roubadas algunhas das súas pezas artísticas para ser expostas en museos que non están nos seus países? Velaquí outro punto para reflexionar.

* Se falamos de Tutankamon, cómpre mencionar tamén a Nefertiti. A revista National Geographic adica, neste último número, un artigo ás últimas investigacións sobre a mesma. A revista está na biblioteca.

** A dinastía Omeya déixou pegada na península Ibérica. Aquí tedes unha mostra.

Deixar un comentario

Arquivado en Oriente Medio