“6 de decembro de 1872”

“(…) Hacia las nueve de la mañana Passepartout salió a tomar el aire a una de las pasarelas. El tiempo era frío y el cielo gris, pero ya no nevaba. El disco del sol, agrandado por la bruma, aparecía como una enorme moneda de oro, y Passepartout estaba ocupado en el cálculo de su valor en libras esterlinas cuando la aparición de un personaje un tanto extraño le distrajo de tan provechosa tarea.

El personaje, que había tomado el tren en la estación de Elko, era un hombre alto de estatura, de pelo muy moreno, negro bigote, medias negras, sombrero de seda negra, chaleco negro, pantalón negro, corbata blanca y guantes de piel de perro. Parecía un predicador. Iba de un extremo a otro del tren pegando con lacre en la puerta del vagón unos panfletos escritos a mano.

( Procedencia da imaxe)

Passepartout se acercó y leyó en una de aquellas notas que el honorable elder William Hitch, misionero mormón, aprovechando su presencia en el tren número 48, pronunciaría se once a doce, en el coche número 117, una conferencia sobre el mormonismo que invitaba a que escucharan todos los gentlemen interesados en instruirse sobre los misterios de los Santos de los Últimos Días.

– Desde luego que iré_ se dijo Passepartout, que no conocía el mormonismo casi nada aparte de sus costumbres polìgamas, cimiento de la sociedad mornona. (…)”

“La vuelta al mundo en ochenta días”, Clásicos Universales, ediciones SM.

Se onte nos subimos nos trenes que circulan polos raíles dos libros, hoxe subimos nos roteiros ferroviarios do cine. A primeira estación é a de La vida es un milagro, de Emir Kusturica.

Nesta película, o director aborda con intelixencia e tenrura as consecuencias do conflicto bélico dos Balcáns acontencido non fai moitos anos. A banda sonora, como a de todas as pelis de Kusturica, é unha marabilla. E a historia é, pese a todo, un canto á vida.

Outra película coa que eu me subín en tren e que paga a pena ver é El maquinista de la general, do grande Buster Keaton.  Aquí a tedes:

O tren está ao servizo do amor nesta fermosa historia.

Na biblioteca podedes coller outro tren que se chama Con faldas y a lo loco. Velaquí algunhas escenas:

Se queredes saber máis de trenes no cine visitade  esta páxina:  “ Trenes de cine, cine de trenes

Non sei como se lle iría a Passepartout  no seu tren. Mañá saberemos máis.

Advertisements

Deixar un comentario

Arquivado en A volta ao mundo en 80 días, Cine, Tren

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s