Máis dunas

Con esta foto do profe David titulada “Dunas según Olga” seguimos co noso particular camiño pola area.

Nesta ocasión imos seguir ruta cun libro e con unha peli imprescindible para entender o primeiro.

O libro é El cazador del desierto, de Lorenzo Silva.  Podedes entrar aquí  para ler o seu interesante blog.

Esta é unha novela realista que se desenvolve en Getafe (Madrid). Alí estuda Irene, a rapaza máis lista da clase. Un día chega a clase un novo alumno, Orens, que esperta a curiosidade da rapaza. Da man del descubrirá, entre outras cousas, como é a soidade ( para que sirve) e como o fracaso pode ser un punto de partida para aprender.

Orens é un amante do deserto e aprenderalle a Irene a ver “el hechizo del desierto”.

” (…) Seguí observando el paisaje gris y desolado, por si aparecía ese prodigio que me acababa de anuncira. Él también observaba. No tenía prisa por seguir hablando. Pero yo me sentí incómoda en medio de aquel silencio.

_ A mí no me importa tanto que haya gente_dije.

_Ya lo sé_asintió_. Pero tampoco necesitas a la gente todo el tiempo. Puedes arreglárte sola. Por eso me fijé en ti.

_ Te gusta la soledad, por lo que veo.

Al oír esto, la mirada se perdió al fondo del horizonte.

_ Es algo más grave_corrigió, sonriente_. Lo que me gusta es el desierto.

No pude evitar un comentario incrédulo:

_ ¿El desierto?¿Y cómo puede gustarte eso?

_ No es tan difícil_aseguró_. Te pasa en cuanto lo ves. O eso es, según dicen, lo que nos pasa a los que no hemos nacido allí. Los que han nacido allí, en cambio, lo odian. El caso es que si te entra fuerte el hechizo del desierto te pasa al revés. Odias todo lo demás.(…)”

Orens, admirador de Lawrence de Arabia leva na carpeta unha foto do mesmo. E Irene quere saber quen é…

” (…) Según la enciclopedia, su nombre completo era Thomas Edward Lawrence y no era excatamente inglés, sino galés. Había estudiado en Oxford y había sido arqueólogo en Turquía y en el Sinaí. Al principio de la Primera Guerra Mundial se incorporó al Servicio de Inteligencia Militar británico en El Cairo, o sea, Egipto. Lo enviaron a Hejaz, una zona que ahora es parte de Arabia Saudí, para luchar junto al príncipe árabe Feisal. Al mando de un puñado de hombres atravesó el desierto y conquistó el puerto de Ákaba, que todos creían inalcanzable. A partir de esa proeza se convirtió en el principal consejero militar de Feisal y al frente de sus tropas peleó contra los turcos, a quienes derrotó una y otra vez, hasta que consiguió entrar triunfalmente en Damasco. Después de la guerra, cuando ya le llamaban Lawrence de Arabia y era famoso en todo el mundo, intentó defender la independencia de los árabes, pero sus compatriotas británicos no le hicieron caso. Entonces dimitió de su cargo de oficial y se alistó como soldado raso en la fuerza aérea, con el nombre de Ross. Pero le descubrieron y se buscó otro nombre falso, T.S. Shaw, con el que se pasó al cuerpo de tanques y volvió después a la fuerza aérea, ya como sargento. Allí estuvo, refugiado en el anonimato, hasta 1935. Ese mismo año, poco después de licenciarse, se mató en un accidente de moto. Sus experiencias de la guerra las había dejado escritas en un libro que se llamaba Los Siete Pilares de la Sabiduría. (…)”

… Tamén quedará con el para ver a película que recrea a vida ( a loita) deste personaxe.


Outra película que verán os dous  ( e da/coa que aprenderán) é El cazador e entenderán, con ela, xuntos,  ” el momento vulnerable de Robert de Niro“.

” (…) Cuando acaba la película y empiezan los créditos vuelve a arrancar la música, por última vez. Parece mentira que una película tan brutal tenga una música tan delicada, pero si lo piensas te das cuenta de que el verdadero sentido de la película no está en las escenas brutales, sino en otras cosa mucho más sutiles.(…)”

E, finalmente, Orens amosaralle a Irene outra película:

” ( …) Esta vez, no me enseñó la carátula de la cinta. Cuando arrancó, aparecieron primero unos títulos que decían que aquella era la historia de unos tiempos oscuros, de un mago, Merlín, y de una espada, Excalibur. Ése, Excalibur, era el título de la película, y cuando salió en pantalla empezó a sonar una música sobrecogedora. Luego, pude averiguar de qué música se trataba porque Orens tenía la banda sonora de la película.(..)”


A película está baseada no libro La muerte de Arturo. ” (…) El título, si lo ves, tiene su ironía_observó_. El libro se llama La muerte de Arturo, pero resulta que en él se cuenta todo menos eso. Nadie ve morir a Arturo. Antes de que su corazón deje de latir se lo llevan en un barco, nadie sabe adónde. Las leyendas dicen que Arturo sigue navegando en ese barco y que algún día puede volver. Si lo miras, también Arturo fracasa, pero se enfrenta a su fracaso, y eso es lo que lo convierte en una leyenda.”
Todos os fragmentos entre comiñas están extraídos da novela El cazador del desierto, editorial Anaya, colección Espacio Abierto.

A novela está na biblioteca, así coma as outras dúas que conforman, con esta, a chamada Trilogía de Getafe: La lluvia de París e Algún día, cuando pueda llevarte a Varsovia. Todas están na biblioteca. Tamén podedes atopar as películas  El cazador e Excalibur. Esta última co libro, no andel “Estaba mellor o libro?”

Acabamos a entrada coa cita que abre a novela, de Ramón J. Sender:

” El solitario es, para los árabes, el justo.

Cuanta más soledad se pueda tolerar, mejor, dicen ellos.

El santo anda solo y no se queja.”

Advertisements

Deixar un comentario

Arquivado en Cine, Música, O deserto, Recomendacións

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s